Evangelismo

El reino de Dios

O haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol. Mateo 12:33

Usted y yo deseamos ver el reino de Dios crecer. Los resultados (frutos) que obtenemos como iglesia son una consecuencia natural del carácter de la semilla que estamos sembrando. Trabajar como iglesia enfocados en eventos y programas no traerá crecimiento en el reino de Dios hasta que nos animemos a llegar a cuestionar las raíces de nuestro trabajo. Cuestionarnos a nosotros mismos, nuestros valores, modelos y propósitos es el punto de partida para iniciar un camino directo hacia el crecimiento de nuestras iglesias.

Jesús declara que sólo un árbol bueno podrá generar frutos buenos. Él utilizó la figura del árbol para ilustrar el reino de Dios (Mt 13:31-32). En esta figura identificamos tres elementos básicos: la copa con sus frutos (resultados), el tronco (como canal de la savia), y las raíces (como fundamento). El reino de Dios fue pensado para crecer y reproducirse como un árbol. Meditemos en aquellos elementos del árbol que son decisivos para una vida sana y creciente, llevando estas conclusiones a aplicaciones prácticas para nuestra iglesia, herramienta elegida por Dios para que su reino se extienda.

Mientras generalmente mantenemos nuestra mirada en la copa del árbol, o sea en el fruto (los resultados), y en ocasiones bajamos a revisar el tronco (el canal), muy pocas veces nos animamos a revisar las raíces.

Por lo general nuestra mirada está puesta en el crecimiento en calidad y cantidad, en la reproducción de miembros e iglesias como consecuencia lógica de la vida, y en el envío de misioneros como el alcance final de lo que Jesús nos encomendó hacer (Hch 1:8).

Proponemos iniciar un recorrido inverso al mirar a la iglesia. Juntos nos proponemos en este mes dejar que la palabra de Dios nos muestre cómo podemos involucrarnos de una manera activa y sana en el crecimiento que Dios quiere dar a su reino.

Oración: Señor, ayúdame a tener un corazón abierto a tu Palabra para que con la ayuda de tu Espíritu Santo pueda comprender las formas que tú has diseñado para que colabore con el crecimiento de tu reino.

Tito Osvaldo Robert, director del Ministerio Crecer. “Juntos en tu presencia”, 2015, Confederación Evangélica Bautista
Confeba
Confeba
Las Iglesias Evangélicas Bautistas, que desde el año mil novecientos ocho actúan en la organización denominada “Convención Evangélica Bautista Argentina” en el deseo de continuar sus actividades ampliándolas y consolidándolas, constituyen desde la fecha entre ellas esta Asociación fijando su domicilio legal en la ciudad de Buenos Aires, sin perjuicio de las dependencias que se podrán establecer en cualquier punto de la República y en el Extranjero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.