Secretaria Ejecutiva

Imputación y Procesamiento por discriminación, persecución y odio religioso

 

El 26 de Abril de 2016  Fiscal Federal María Marta Schianni de los Tribunales Federales de Villa María Provincia de Córdoba, en una resolución histórica, citó a indagatoria e imputó a perseguidores de la Iglesia Bautista Pueblo Grande en la Ciudad de Río Tercero.

 

 El 19 de diciembre de 2016 el Juez Federal Roque Ramón Rebak del Juzgado Federal de Villa María en otro fallo histórico ordenó el procesamiento de los imputados en la misma causa como coautores del delito de discriminación y persecución religiosa a propósito del artículo 1° y 3° la Ley 23.592.

 

ARTICULO 1°. – Quien arbitrariamente impida, obstruya, restrinja o de algún modo menoscabe el pleno ejercicio sobre bases igualitarias de los derechos y garantías fundamentales reconocidos en la Constitución Nacional, será obligado, a pedido del damnificado, a dejar sin efecto el acto discriminatorio o cesar en su realización y a reparar el daño moral y material ocasionados.

A los efectos del presente artículo se considerarán particularmente los actos u omisiones discriminatorios determinados por motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos.

         

Art. 3°. Serán reprimidos con prisión de un mes a tres años los que participaren en una organización o realizaren propaganda basados en ideas o teorías de superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color, que tengan por objeto la justificación o promoción de la discriminación racial o religiosa en cualquier forma.

En igual pena incurrirán quienes por cualquier medio alentaren o iniciaren a la persecución o el odio contra una persona o grupos de personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas.

 

Tanto las imputaciones como el procesamiento son inéditos por su objeto, es decir, porque es la primera vez en la historia que se realizan imputaciones

y procesamientos por perseguir, agredir y discriminar a una comunidad de fe cristiana evangélica en la República Argentina.

Estas acciones penales sientan jurisprudencia a favor de todos los creyentes evangélicos en Argentina, que eventualmente pudieran afrontar situaciones similares de discriminación, agresión o persecución por causa de su fe en Cristo.

 

Los imputados y procesados en la causa, son ejecutores de un terrible caso de persecución y odio religioso, que involucra directamente al Poder Judicial, Policial, Municipal  y también a los medios de comunicación de la ciudad, quienes actuaron corporativamente en la insólita persecución de la mencionada iglesia desde el año 2012 hasta la fecha, atentando contra las libertades civiles y las garantías constitucionales que amparan a los argentinos en un estado de derecho. Un verdadero escándalo ocurrido en plena democracia.

El Dr. Alejandro Zeverin junto al pastor Marcelo Nieva como querellantes han presentado en los últimos meses denuncias contra diferentes actores de los mencionados poderes locales, tales como jueces, fiscales, comisarios, funcionarios municipales, como así también policías periodistas y civiles.  

 

SOBRESEIMIENTO TOTAL EN CAUSA PERSECUTORIA DE LA JUSTICIA LOCAL

 

La Justicia de Río Tercero trabajó incesantemente y con asombrosa rapidez, durante varios años para poder condenar a Belén Aguilera integrante de la Iglesia Bautista, con el fin de poder encarcelar al pastor Marcelo Nieva, quien estuvo falsamente denunciado junto a otros colaboradores como autor de supuestos delitos de maltrato de menores, en una causa que se tramitó por ante la Excma. Cámara del Crimen en los Tribunales Provinciales de la Ciudad de Río Tercero y que fue curiosamente la génesis de todo el conflicto vivido en Río Tercero.

 

Esta acción del Poder Judicial local intentaba beneficiar a los imputados en la causa Federal, favoreciéndolos si se lograba llevar a cabo el juicio contra Belén Aguilera, principalmente a uno de los agresores de los hermanos de Río III, quien ha golpeado, perseguido y amenazado sistemáticamente tanto a hombres como mujeres de la Iglesia Pueblo Grande.

     

El Juez Marcelo Ramognino, presidente de la Cámara del Crimen, fue recusado por el Dr. Alejandro Zeverin por ” delitos cometidos en el ejercicio de la magistratura” y por haber realizado una “emboscada judicial” contra Belén Aguilera por pertenecer a la Iglesia Bautista “Pueblo Grande” y por la cantidad de irregularidades inadmisibles e ilícitos cometidos en la causa que se tramitó ante la Cámara. 

También fue denunciado por la Convención Evangélica Bautista Argentina y la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas ante el PROCUVIN Procuraduría de Violencia Institucional perteneciente a la Procuración General de la Nación.

   

El Dr. Alejandro Zeverin, por providencia de Dios y realizando una defensa extraordinaria logró detener trece citaciones a juicio de la Cámara del Crimen. Las audiencias se intentaron llevar a cabo durante el año 2014, 2015 y 2016. 

 

Sin embargo y pese a todo el acoso y la persecución judicial a la que eran sometidos los miembros de la Iglesia, el 25 de noviembre de 2016 la Excma. Cámara del Crimen resolvió el sobreseimiento total de la pretensión penal por falta de pruebas que quería imponerse de manera ilícita sobre Belén Aguilera y demás integrantes del culto religioso.

 

Vimos con nuestros propios ojos el cumplimiento de la maravillosa promesa que Dios nos hizo al comienzo de la causa:

 

“Los malvados espían a los buenos, para matarlos cuando menos lo esperan,

pero Dios no permite que caigan en sus manos; y si los llevan a juicio,

no permite que los condenen.” Salmo 37:32-33

Nota Diario Tribuna: La persecución religiosa siempre rodeó la causa de Belén Aguilera

http://www.tribunadigital.com.ar/la-persecusion-religiosa-siempre-rodeo-la-causa-de-maria-belen-aguilera/

Dios nos va otorgando la victoria poco a poco y a paso firme. 

El es bueno y para siempre su misericordia.

Confeba
Confeba
Las Iglesias Evangélicas Bautistas, que desde el año mil novecientos ocho actúan en la organización denominada “Convención Evangélica Bautista Argentina” en el deseo de continuar sus actividades ampliándolas y consolidándolas, constituyen desde la fecha entre ellas esta Asociación fijando su domicilio legal en la ciudad de Buenos Aires, sin perjuicio de las dependencias que se podrán establecer en cualquier punto de la República y en el Extranjero.