Sobre nuevo proyecto de Ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo

En virtud del nuevo proyecto de ley para la “Interrupción Voluntaria del Embarazo” realizada el 28 de mayo ante el Honorable Congreso de la Nación, como Confederación Bautista Argentina, la cual reúne en el país a más de 1200 iglesias a lo largo y ancho del territorio nacional, nos permitimos hacer las siguientes observaciones:

1) En un absoluto desprecio por la vida se sigue hablando de “interrupción voluntaria del embarazo” eufemismo errado para referirse a la acción de abortar, una vez interrumpido el embarazo en curso no puede volver a reanudarse por simple que parezca la lógica mencionada.

2) El “derecho a elegir” de la mujer gestante u otras identidades con capacidad de gestar se contrapone con el primigenio, básico y esencial “derecho a la vida” de la persona por nacer reconocida en nuestro ordenamiento jurídico. No hay un derecho superior que el derecho a la vida. El huevo o cigoto es una persona distinta de la madre y esto no es debatible es un hecho científico.

3) Afirmamos que la legislación argentina, la Constitución Nacional, el Código Civil y Comercial y los Tratados Internacionales protegen al niño por nacer desde su concepción, y lo hace sujeto de derecho. Afirmamos que el derecho que la mujer tiene sobre su cuerpo, encuentra su límite frente al cuerpo del otro, ya que el embrión no es parte del cuerpo de la madre, su ADN es distinto al de sus progenitores. Nadie puede decidir quién vive y quién no tiene derecho a seguir viviendo, ya que no existe un derecho a matar. El derecho natural y superlativo es a la vida, que es el fundamento de todos los DDHH. En tal sentido, la legislación debe tutelar la vida, ya que no hay derecho cuando la finalidad es la muerte.

4) Es falaz la pretensión de vincular a la profesión médica con el aborto, por tal razón no debe enmascararse el aborto como parte del servicio de salud pública y menos pretender enrolarlo en el Programa Médico Obligatorio. No es propio de la medicina el matar personas inocentes e indefensas. El aborto es contrario a la salud. Adicionalmente a lo dicho cabe señalar que es insostenible que incluso se aplique a mujeres o personas gestantes en tránsito en el territorio nacional, la Argentina se convertirá en un lugar de turismo propicio para realizar abortos gratis que todos pagaremos con nuestros impuestos.

5) Es realmente inaceptable que una adolescente entre los 13 y los 16 años pueda decidir libremente la práctica del aborto, la cual siempre implica un alto riesgo de salud para la misma no sólo desde el punto de vista físico sino psíquico y psicológico. De igual modo la pretensión de extender el fallo FAL a todas las situaciones de violaciones por la mera declaración jurada de
la víctima es ni más ni menos que la oficialización del abuso y el avasallamiento de la vida humana en desarrollo.

6) Pretender callar el derecho constitucional de la objeción de conciencia de los profesionales de la salud contradice no solo las normas básicas de derechos humanos sino el fundamento constitucional de nuestro país, y esto resulta a todas luces violatorio de los derechos civiles consagrados a la fecha.

7) No podemos aceptar bajo ningún punto de vista que el acceso a la información excluya los fundamentos religiosos de cientos de clínicas de nuestro país y se pretenda que el mismo sea laico, contradiciendo la Constitución Nacional y el derecho a pensar de cada uno de conformidad con sus bases de creencias y postulados filosóficos. Menos es admisible que un médico sea condenado penalmente por negarse a realizar aquello para lo cual se formó a lo largo de su vida, salvar vidas, no matarlas.

8) Finalmente repudiamos que el contenido curricular de las escuelas públicas y privadas de nuestro país de todos los niveles educativos sea vaciado del contenido ético, moral y religioso, pretendiendo y pensando que por ser “laico” se pasará por alto nuestra cultura nacional cristiana. Pretender que los docentes sin expresión de causas y sin intervención de su propia conciencia se sometan a material predeterminado y modelado bajo la concepción de la ideología de género y lo trasmita sin evaluación previa y obligatoriamente a los alumnos es avasallar el derecho de los docentes, pero fundamentalmente, de los padres que son los responsables de elegir el tipo de educación que recibirán sus hijos. Esto es violatorio también de la constitución Nacional.
Solicitamos a los Honorables Diputados y Senadores de la Nación que tengan en cuenta la voluntad de la mayoría de nuestro país que están a favor de la vida y la dignidad de las personas y lo hagan sabiendo que también tienen la obligación de legislar por los seres humanos en formación dentro del vientre materno, el cual no tiene posibilidad de elección.

Pastor Hugo O. Márquez
PRESIDENTE

A %d blogueros les gusta esto: